Experiencias

Pequeños y grandes cambios en un momento de crisis

La expansión del coronavirus (Covid 19) ha limitado la producción en muchas empresas, el consumo de productos, las conductas de la gente y el turismo, por ejemplo, afectando los mercados globalizados con graves consecuencias económicas, considerando el impacto que puede tener en el mundo capitalista y en una sociedad de consumo como la nuestra.

En situaciones como esta, los estados se ven obligados a inyectar grandes cantidades de dinero para que el sistema siga funcionando, pues si las personas se quedan sin trabajo no tienen ingresos y por ende no hay como pagar las facturas. En esa cadena las empresas no pueden producir y no tienen para pagar a sus trabajadores, no hay como pagar impuestos etc, sin contar con las consecuencias en los mercados laborales informales que son los más golpeados por las medidas de aislamiento social.

En Francia por ejemplo han anunciado que se suspende el pago del alquiler de inmuebles y de las facturas de los servicios públicos; luz, gas o agua, mientras el propio estado se hará cargo de pagar los créditos bancarios de la gente que no pueda asumirlos, pero ¿de donde recaudan ingresos los estados para soportar estas cargas?, ¿qué países tienen suficientes reservas y la capacidad para asumir estas nuevas obligaciones? ¿Por cuánto tiempo? (…) pero además, recomiendan que es necesario para combatir la pandemia al menor costo, aumentar los recursos del sector sanitario y de salud de los estados.

La crisis económica y de recursos provocada por el nuevo coronavirus (Covid19) ha hecho, que muchas empresas se tengan que replantear si deben seguir adelante o de lo contrario, cerrar temporal o definitivamente algunos de sus negocios, lo que sí está claro es que quienes encuentren la manera para sobrevivir tendrán que realizar cambios rápidos en los modelos y las maneras de operar, para seguir adelante superando la crisis.

 

Lea También: ¿Cómo Mejorar La Productividad De Una Empresa Y Convertirla En Ventaja Competitiva?

 

Los planes empresariales hoy por hoy deberán ir más enfocados en optimizar los recursos, los procesos y los mercados considerando además, planes de contingencia en el recurso humano para minimizar el riesgo de contagio entre los trabajadores, para esta pandemia del coronavirus (Covid 19) y las futuras contingencias, pensando que las sociedades hoy son muy vulnerables a este tipo de riesgos de impacto masivo, pero que en un largo plazo … tendrán que fortalecerse.

Dentro de la operación y los procesos de las empresas, el teletrabajo y la dispersión de los trabajadores en las plantas han sido las medidas mas inmediatas. El teletrabajo: es una de las medidas mas recomendadas, pero no todas las empresas están preparadas para cambiar su modelo productivo, y ¿hasta dónde algunos de los procesos de producción son flexibles y adaptables a éste tipo de modelo? . Existe otra medida que las empresas han adoptado y es la de la dispersión de los trabajadores: considerando que las autoridades imponen una distancia de uno o dos metros entre personas, pero esto hace que el espacio físico de trabajo tenga que reorganizarse para dar cabida a los equipos, ¿será necesario revisar las estructuras físicas de las instalaciones y plantas industriales pensando en esta necesidad? . Cuando se diseñaron y construyeron las actuales infraestructuras, muy seguramente que los arquitectos no pensaron en este tipo de contingencias.

Igualmente, para los responsables del Talento humano se le están incubando nuevas necesidades de bienestar y nuevos retos de salud laboral, que tendrán que ser mejorables y sostenibles en el tiempo: identificación y adopción de medidas para trabajadores especialmente sensibles a este tipo de riesgos (Embarazadas, enfermos crónicos, personas mayores, inmunodeficientes, etc.), preparar la empresa para dar respuesta adecuada a la necesidad de aislamiento repentino de algunos equipos de trabajo, revisar y mejorar los protocolos de aseo y limpieza de las instalaciones físicas que ahora deberán incluir y ser muy cuidadosas en desinfección, ajustar algunas políticas incluyendo pautas de higiene de protección personal, igualmente cambios en las relaciones interpersonales como prohibir los saludos de mano, besos y abrazos, prohibir compartir material de trabajo u otros objetos cubiertos o botellas si no han sido correctamente higienizados, disponer de geles hidroalcohólicos en zonas comunes casinos y oficinas, diseñar nuevos protocolos para las visitas externas, capacitación presencial y reuniones de trabajo, mejorar botiquines y material de consumo incluyendo mascarillas quirúrgicas, guantes, productos desinfectantes, termómetros, geles, etc.

Pero el gran reto para los directivos de la empresa por el momento, mientras dure la presente pandemia y hasta tanto se pueda descubrir y desarrollar una medida médica de control, será el diseño de planes de contingencia para saber cómo actuar en caso de un positivo de Coronavirus (Covid 19) dentro de la empresa, considerando los siguientes supuestos:

  • 1. Si el trabajador presenta síntomas dentro de la empresa
  • 2. Si el trabajador presenta síntomas en su casa
  • 3. Si se conoce de un contagio positivo en alguien que durante los últimos días haya visitado las instalaciones físicas de la empresa.
  • 4. Si se conoce de un contagio positivo en un familiar o persona que conviva con un trabajador de la empresa.

 

También le Puede Interesar: El Papel de las Capacitaciones en el Clima Laboral

 

Estos planes de contingencia deben involucrar no solo al trabajador afectado y su entorno, sino además su impacto en el clima laboral, pues se puede generar pánico por algún tiempo; la productividad de la empresa, considerando que éste sería un gran distractor en los procesos, el mercado, las relaciones internas y externas, la imagen corporativa, en fin un número indeterminado de factores que será necesario llevar a las reuniones de directivos y de comités ejecutivos para intentar predecir y diseñar políticas y estrategias adecuadas para enfrentar de manera eficiente éste momento crítico, construyendo enseñanzas para futuros momentos de crisis, con comportamientos y necesidades similares.

La nueva realidad del mundo laboral reclama desde ya en los trabajadores actuales y del futuro, un esfuerzo de adaptación muy rápido tanto a la empresa como a los equipos de trabajo, adoptando una actitud más positiva y abierta al cambio, permitiendo romper paradigmas y modelos tradicionales en las relaciones y los procesos productivos.

El teletrabajo exige una gestión mas eficiente de las personas y busca no sólo aumentar la productividad, aprendiendo a optimizar los recursos, los tiempos y esfuerzos, sino también la satisfacción del talento a través de la conciliación y la confianza, dándole las empresas al trabajador todas las herramientas para que alcance su máximo rendimiento desde cualquier lugar, pero con la seguridad que ese trabajador va a producir los mejores resultados, sabiendo equilibrar su talento con sus competencias y las herramientas adecuadas.

Guillermo & Gloria Lider en desarrollo de estrategias para el mejoramiento del clima laboral en las organizaciones.

  • Contáctenos: (57) 316 437 2205 o si prefiere escribanos desde nuestro website aquí
  • Puede solicitar una cotización en nuestra pagina de servicios aquí