ELEVAR EL

SENTIDO DE PERTENENCIA

Tradicionalmente el análisis de la conexión psicológica existente entre la empresa y los miembros de los equipos de trabajo se ha centrado fundamentalmente en el compromiso organizacional y de trabajo.

Estudiosos del tema piensan que el compromiso organizacional es una actitud multidimensional compuesta por un compromiso afectivo que recoge el deseo de seguir perteneciendo a la empresa, es decir, mantener la vinculación afectiva con la organización que involucra un ambiente laboral integral, el compromiso formal y normativo que se refiere al sentido de obligación hacia la empresa y sus objetivos, y el compromiso de continuidad porque necesitan hacerlo.

En la mayoría de los casos, el último tipo de compromiso se da más por la necesidad de continuar en base a los costos personales y asociados que pueden significar dejar su actual trabajo y, por otro lado, la necesidad de continuar debido a la falta de alternativas de empleo disponibles, así no llene por completo sus expectativas.

Podemos definir el sentido de pertenencia como la vinculación psicológica de los empleados con la organización, siendo ésta, una necesidad básica humana.

La pertenencia como el sentido de implicación personal en un ambiente laboral, debe darse de tal forma que la persona sienta que es una parte indispensable e integral de esa organización y de sus resultados.  De esta manera, debemos considerar e identificar como elementos esenciales para desarrollar un sentido de pertenencia la experiencia de sentirse valorado, necesitado y aceptado por otras personas, compañeros de trabajo, superiores, grupos o ambientes; y la percepción por parte de la persona de que sus características son similares, aportan valor o complementan a las de las personas que pertenecen a la empresa.

En el ambiente laboral la fuerza discriminante del sentido de pertenencia y concretamente del compromiso integral afectivo es fundamental,  sumado al pacto de valores entre el empleado, sus superiores, la organización,   las conductas del entorno laboral y la intención de continuar en mantenerse en el tiempo en la organización, por razones de estabilidad laboral.

El bienestar del individuo como una experiencia grata y de impacto psicológico positivo puede considerarse de dos maneras: el bienestar subjetivo como un cúmulo de experiencias que generan respuestas emocionales, satisfacción a diferentes expectativas incluido un juicio global de satisfacción vital; y el bienestar objetivo con base en sus experiencias vivenciales presentes, que son el reflejo al final, de su actual nivel social y familiar.

De esta manera, se construyen afectos organizacionales  que incluye componentes como la satisfacción vital o la satisfacción laboral, componentes emocionales, componentes cognitivos, motivaciones y actitudes conductuales, como consecuencia en mayor medida, de aspectos como el crecimiento personal y el desarrollo pleno de su potencial humano.

SOLICITAR UNA COTIZACIÓN

[contact-form-7 404 "No encontrado"]

ACTIVIDADES

Disponemos de cinco estrategias para mejorar el ambiente laboral a partir de actividades de grata recordación, para mejorar habilidades de comunicación en los equipos de trabajo de su empresa: