FORTALECER EL

TRABAJO EN EQUIPO

Para el sostenimiento de nuevas formas para competir en los mercados, las empresas se han visto en la necesidad de diseñar y rediseñar sus procesos productivos, sus puestos de trabajo y sus estructuras organizacionales para seguir siendo competitivas en un mercado cada vez más exigente.

En este sentido, el sistema de trabajo en equipo puede concebirse como el resultado de la evolución de los diseños de trabajo a lo largo del tiempo, desde el sistema de trabajo individual, caracterizado por una división extrema del trabajo y una especialización de los trabajadores hacia los equipos autodirigidos integrados por trabajadores polivalentes.

A partir de este diseño la empresa puede maximizar su flexibilidad y su adaptabilidad al entorno, mediante el aumento de la confianza en la contribución del empleado y de la responsabilidad aceptada por él.

Los cambios provocados por las condiciones en las que operan las organizaciones han tenido como consecuencia la adopción de distintas estrategias para afrontar los crecientes retos de productividad y competitividad que han impuesto las economías globalizadas. Debido a ello, hoy se puede afirmar que la moderna concepción empresarial destaca la importancia de trabajar en grupos o equipos.

Es importante tener en cuenta que la implementación del trabajo en equipo supone una reducción de los niveles jerárquicos, en la medida en que las decisiones se van descentralizando hacia los niveles inferiores de la jerarquía, esta descentralización es la esencia del proceso de autogestión de los equipos de trabajo, y son la base para diseñar las modernas estructuras organizacionales planas y horizontales.

Las características de una empresa moderna con equipos de trabajo a diferencia de una tradicional está en la planeación, motivación y estímulo por la responsabilidad individual, dando mayor importancia a las relaciones horizontales sobre las verticales, disminuyendo el número de niveles jerárquicos, motivando a los empleados para que aprendan sobre todos los trabajos, tareas y procesos que lleva a cabo su equipo, se amplia el alcance de control por cuanto sus líderes se transforman en formadores y entrenadores, más que planificadores y controladores; se fomenta una comunicación fluida en todos los sentidos internos y externos de los procesos; los planes de estímulo y recompensas se basan mas en resultados y habilidades que en antigüedad, permite una programación de producción con metas reales y alcanzables, dentro de los equipos se resuelven sus propias diferencias, en fin, un puesto de trabajo abarca al final todas las tareas encomendadas al equipo basándose en la influencia e interdependencia mas que en el poder y la jerarquía.

SOLICITAR UNA COTIZACIÓN

[contact-form-7 404 "No encontrado"]

ACTIVIDADES

Disponemos de cinco estrategias para mejorar el ambiente laboral a partir de actividades de grata recordación, para mejorar habilidades de comunicación en los equipos de trabajo de su empresa: